El Estudio de China sobre el cáncer: ¿Hechos o Falacia?

9788478087945

Contenido del articulo

 

cáncer y alimentaciónCuando empecé a analizar los datos sobre el estudio del cáncer sobre el “Estudio de China”, no tenia intención de escribir una revisión critica del libro de Campbell. Yo soy una maniaca de los números. Los números, junto a las fresas y las películas de Audrey Hepburn, me hacen una chica feliz. Quería simplemente corroborar personalmente cuanto las conclusiones de Campbell estuvieran en línea con los datos estadísticos aportados por el, aunque fuera simplemente para satisfacer mi curiosidad.

7/07/2010 por DENISE MINGER – Para leer el Artículo Original pincha Aquí

Pero después de pasado un mes y medio ininterrumpidamente leyendo, estudiando los gráficos, tomando apuntes hasta las 3 de la noche, estudiando extensamente los datos brutos sobre mi copia de “El Estudio de China”, he tomado la decisión de hacer publicas todas mis criticas. Y son muchas.

Aclaraciones sobre esta publicación

Antes de nada, quiero hacer algunas puntualizaciones antes de que alguien pueda debatirme con criticas infundadas:

  1.  Yo no trabajo para la industria de la carne o de los lácteos. No tengo un  gordo como compañero de habitación, o como mejor amigo, o padres, hijo, o enamorado, o un gato enorme, que trabajan para la industria de la carne o de la leche que me han pagado para desacreditar Campbell
  2. Debido a intolerancia alimentaria, yo misma no consumo leche y derivados, ni tengo motivos personales para promover su consumo como alimentos saludables.
  3. He sido vegetariana / vegana durante una década y solamente tengo respeto hacia quienes eligen una dieta vegetariana, aunque yo he dejado de ser vegana. Mi objetivo, con el análisis de “El Estudio de China”, es bien diferente, se trata de entender la verdad sobre nutrición y  salud sin la intervención de prejuicios y dogmas. No tengo ninguna otra intención.

[………….]

Desde el sitio de la Cornell University (La institución que – juntos a la Oxford University – ha financiado “The China Project”), he extraído un excelente sumario de las conclusiones de Campbell basadas en los datos estadísticos.

En un articulo publicado antes de “El Estudio de China”, encontramos una declaración de Campbell en un congreso de epidemiólogos, con referencia a las correlaciones estadísticas evidenciadas a partir de los estudios chinos:

 “Hasta incluso pequeños aumentos en el consumo de alimentos de origen animal fueron asociados a un aumento del riesgo de enfermedad”.

Muy Bien, echemos un vistazo a estas asociaciones.

AFIRMACIÓN # 1

Un nivel de colesterol plasmático comprendido entre 90-170 mg/dl es correlado positivamente con valores más elevados de mortalidad por cáncer. El nivel de colesterol plasmático es correlado positivamente con la ingesta de proteínas animales e inversamente asociado al consumo de vegetales.

Aquí no hay errores. De hecho, el colesterol en el China Project tiene correlaciones estadísticamente significativas con diferentes tipos de cáncer (aunque no con las cardiopatías). Además, el nivel de colesterol plasmático correla positivamente con el consumo de proteínas animales y negativamente con el consumo de proteínas vegetales.

Asociaciones sobre el consumo de carne y los niveles de colesterol

Campbell establece 3 tipos de asociaciones: asociación de cáncer con colesterol, asociación d colesterol con proteínas animales, y entonces se deduce que las proteínas animales están asociadas con el cáncer. O diciéndolo de otra forma: el cáncer es relacionado al nivel de colesterol, el colesterol es relacionado negativamente con las proteínas vegetales, y entonces podemos concluir que las proteínas vegetales protegen del cáncer.

Sin embargo, cuando hemos intentado verificar la corelaciçon directa entre proteínas animales y cáncer, no hemos encontrado ningún trend significativamente positivo desde un punto de vista estadístico. ¡NINGUNO!

Ingesta de proteínas animales

cáncer alimentaciónCon respecto a la ingesta de proteínas animales, tenemos las siguientes correlaciones con los tumores:

  • Linfoma: -18
  • Cáncer de pene: -16
  • Cáncer de recto: -12
  • Leucemia: -5
  • Cáncer de vejiga: -9
  • Cáncer colorrectal: -8
  • Nasofaríngeo: -4
  • Cáncer de cuello uterino: -4
  • Cáncer de colon: -3
  • El cáncer de hígado: -3
  • El cáncer de esófago: +2
  • Cáncer de mama: +12
  • El cáncer del cerebro: +5

La mayoría son negativos, aunque ninguno ha todavía alcanzado la significatividad estadística (ver tabla anterior).

En otras palabras, para Campbell el único modo de acusar las proteínas animales es el de encontrar una tercera variable (el colesterol) e introducirlo en el conjunto.

Si las proteínas animales son la verdadera causa de estas enfermedades, Campbell debería ser capaz de demostrar una correlación directa entre cáncer y consumo de proteínas animales, y es decir que las personas que ingieren más proteínas animales presentan mayor posibilidad de contraer cáncer.

Las proteinase vegetales tienen relación con el colesterol

¿Pero, acerca de lo que concierne las proteínas vegetales? ¿Si las proteínas vegetales presentan una relación negativa con el colesterol plasmático, se debe suponer que presentan una correlación con un riesgo de cáncer mas bajo? Echémosle una ojeada a las correlaciones entre cáncer y “la ingesta de proteínas vegetales” :

  • El cáncer nasofaríngeo: -40 **
  • El cáncer del cerebro: -15
  • Cáncer de pene: -4
  • El cáncer de hígado: -14
  • Linfoma: -4
  • El cáncer de vejiga: -3
  • Cáncer de mama: +1
  • El cáncer de estómago: +10
  • Cáncer de recto: +12
  • Cáncer de cuello uterino: +12
  • Leucemia: +15
  • Cáncer de colon: +13
  • El cáncer de esófago: +18
  • Cáncer colorrectal: +19

Tenemos una correlación estadísticamente significativa con un tumor raro, no relacionado con la dieta (cáncer nasofaríngeo), aunque también tenemos mayores correlaciones positivas con respecto a las que vimos con las proteínas animales.

En realidad, cuando observamos exclusivamente la variable “muerte debido a todos los tumores”, la asociación con las proteínas vegetales es de +12, mientras con las proteínas animales es solo de +3. ¿Por qué entonces Campbell relaciona las proteínas animales y el cáncer, afirmando que las proteínas vegetales son protectivas contra el mismo?

Además, la afirmación de Campbell sobre colesterol y cáncer omite algunos puntos significativos. Lo que no dice es que el nivel de colesterol plasmático está asociado también a numerosas variables no-nutricionales conocidas por aumentar el riesgo de cáncer, es decir la infección por esquistosomiasis (correlación de +34*) y hepatitis B (correlación de +30*).

Proteínas, colesterol y cancer: ¿Existe alguna relación?

De hecho, no por casualidad, las relaciones más fuertes entre colesterol y cáncer son con el cáncer de hígado, recto, colon y el grupo de todos los tumores del colon-recto.

Por lo tanto ¿es el colesterol elevado (derivante del consumo de productos animales), que causa estos tipos de cáncer, o se trata de una asociación engañosa, debido a que las areas con colesterol alto son también las que presentan otros factores de riesgo para el cáncer – tipo esquistosomiasis y hepatitis B? No podemos saberlo con certeza, pero parece extraño que Campbell no evidencia esta ultima hipótesis como una posibilidad.

AFIRMACIÓN # 2

El cáncer de mama está asociado con las grasas alimentaria (asociada a la ingesta de proteínas animales) e inversamente con la edad de la menarquia (mujeres que alcanzan la pubertad en edad temprana tienen un riesgo mayor de cáncer de mama)

Es cierto que el cáncer de mama es correlado negativamente con la edad de la primera menstruación, una correlación de -20. No estadísticamente significativa, aunque teniendo en cuenta lo que sabemos acerca de la exposición hormonal y el cáncer de mama, ciertamente tiene sentido.

Correlación entre las grasas y el cancer

Asimismo existe una correlación entre ingesta de grasas y cáncer de mama – no estadísticamente significativa +18 para la grasa como porcentaje de las calorías totales y +22 para la ingesta total de lípidos. Aunque ¿existen otros factores dietéticos o de estilo de vida con una asociación similar o más fuerte? Observemos la correlación entre cáncer de mama y algunas otras variables (las que son marcadas con asterisco son estadísticamente significativas):

  • Nivel de glucosa en sangre: +36 **
  • La ingesta de vino: +33 *
  • El consumo de alcohol: +31 *
  • Consumo anual de frutas: +25
  • Porcentaje de la población ocupada en la industria: +24
  • Hexaclorociclohexano en los alimentos: +24
  • Almidón procesado y consumo de azúcar: +20
  • Ingesta de maíz: +20
  • La ingesta diaria de cerveza: +19
  • Ingesta de legumbres: +17

Por lo visto el cáncer de mama tiene relación con el azúcar y el alcohol, y probablemente también con hexaclorociclohexano y riesgos profesionales asociados con el trabajo en la industria. Una vez más, ¿Porqué Campbell se concentra sobre la grasa de origen animal, cuando existen otras correlaciones mucho más evidentes?

¿El consumo de lácteos y carnes con hormonas es peligroso?

Ciertamente, consumir lácteos y carnes de granjas tratadas con hormonas puede lógicamente aumentar el riesgo de cáncer de mama debido a la mayor exposición hacia las hormonas, pero esto no es motivo para generalizar todos los productos animales como causa de esta enfermedad.

Ni tampoco,  una correlación de +18 para las calorías ingeridas con las grasas es significativa como para etiquetarlas como factor de riesgo para el cáncer de mama, cuando el alcohol, el azúcar refinado y el almidón poseen una correlación todavía más fuerte. Las mismas proteínas animales, para la crónica, tienen una correlación con el cáncer de mama de +12 que es  inferior a la de las  verduras coloradas, legumbres, fruta y una serie de otros alimentos vegetales presumiblemente sanos.

AFIRMACIÓN # 3


Para la población en riesgo de cáncer de hígado (por ejemplo, debido a infección crónica por virus de la hepatitis B) el aumento del aporte de alimentos de origen animal y/o el aumento de las concentraciones plasmáticas de colesterol , está asociado con un mayor riesgo de enfermedad.

 ¡Esto si que puede ser algo interesante! Aunque los productos animales no causan el cáncer, ¿es posible que estimulen su aparición cuando otros factores de riesgo están presentes? Este tipo de hallazgo estaría ciertamente en línea con la investigación de Campbell sobre la aflatoxina y las ratas, en la cual añadiendo caseína (proteína de la leche), aumentan dramáticamente los casos de cáncer.

Población con mayores probabilidades de sufrir hepatitis

Ahora consideremos solo las regiones con los niveles más elevados de infección por hepatitis B y analicemos el consumo de productos animales. En “El Estudio de China” una variable documentada es el porcentaje de población positiva al test del antígeno de superficie del hepatitis B para cada región.

La media de la población examinada esta comprendida entre el 1% y el 29%, con una media del 13% y una mediana de 14%. Si tomamos las regiones que presentan, digamos, el 18% o más de  positividad del test, tendremos un solido grupo de sujetos de alto riesgo para evaluar.

El consumo de productos animales en tales zonas varia de un pequeño 6,9 gr al día hasta el más elevado nivel de 148,1 gr al día, bastante para obtener una buena variedad de datos observacionales. La mortandad por cáncer de hígado varia desde 5,51 hasta 59,63 personas cada mil.

¿Os parece que estudiemos estos números? Aquí os muestro la tabla de los datos que estoy utilizando:

Cuando debemos trazar la mortalidad por cáncer de hígado y la ingesta de productos de origen animal solo en areas con elevada incidencia de infecciones por hepatitis B (18%  y superiores), se debería observar un incremento en los niveles de cancer con el aumento del consumo de productos animales, por lo menos según Campbell. Esto indicaría que alimentos de origen animal pueden favorecer el crecimiento del cáncer. Sin embargo esto es lo que descubrimos en realidad:

cáncer ejercicio pesas

En estas areas de alto riesgo para cáncer de hígado, la ingesta total de alimentos de origen animal tiene una correlación con el cáncer de hígado de… dun dun dun … ¡¡+1!!

¿Existe el cero estadístico?

Esto es todo. UNO. Raramente existe el Cero estadístico perfecto en el mundo real, pero esto es terriblemente cercano a la neutralidad. Subdividiendo en diferentes tipos los alimentos de origen animal, en lugar que el consumo total, tenemos las siguientes correlaciones:

  • La carne tiene una correlación de -7 con el cáncer de hígado en las zonas de alto riesgo
  • El pescado tiene una correlación de +11
  • Los huevos -29
  • Los productos lácteos -19

En otras palabras, parece que los alimentos de origen animal no tienen ningún efecto positivo o negativo, en la aparición del cáncer de hígado por hepatitis-B en zonas infectadas.

Campbell  menciona también el colesterol plasmático debido a que está relacionado al cáncer de hígado, lo cual es correcto: los números brutos indican una correlación estadísticamente significativa de +37. Si es cierto que el colesterol en sangre es de algún modo un estimulador del cáncer de hígado en poblaciones de alto nivel de infección por hepatitis-B, esperamos poder observar esta correlación mantenida o incrementada en las regiones con riesgo más elevado.

Por  lo tanto, echamos una ojeada a las mismas 19 regiones precedentes con alta incidencia de hepatitis-B, y el grafico que muestra el colesterol total comparado con la incidencia de casos de cáncer de hígado.

cáncer carne pecado alimentacion ejercicio

En los grupos de alto riesgo, la correlación entre colesterol total y cáncer de hígado baja de +37 a +8. Todavía ligeramente positiva, pero no exactamente aplastante.

Correlación entre los niveles de proteínas y colesterol con el cancer

Si fuera Campbell, me gustaría comparar no solo el consumo de proteínas animales y los niveles de colesterol en relación con el cáncer de hígado, sino también otras variables que correlan positivamente con la enfermedad.

Por ejemplo, la ingesta diaria de alcohol es correlada a +33*, la ingesta total de alcohol correla a +28*, el fumar cigarillos correla a +27*, la ingesta de metales pesados como el cadmio +38**,  el aceite de colza es correlado a +25* y así sucesivamente…  Todos son estadísticamente significativos.

¿Por qué Campbell no menciona estos factores como posibles causas del cáncer o del incremento de cáncer de hígado en zonas de alto riesgo? Y sobretodo, ¿Por qué Campbell no explica el motivo por el cual muchas de estas variables están emparejadas con un aumento del colesterol y un aumento del consumo de productos animales, lo cual aclararía que está provocando que?

AFIRMACIÓN # 4

Las enfermedades cardiovasculares son asociadas a una menor ingesta de verduras verdes y mayor concentración de apo-B (una forma del famoso colesterol malo) que está correlado con el aumento del consumo de proteínas animales y la reducción del consumo de proteínas vegetales.

Bien, aquí tenemos diferentes correlaciones. Para empezar, veamos cuales correlaciones reales existen entre las enfermedades cardiovasculares y las verduras, una relación interesante, si fuera cierta. “El Estudio de China” ha corroborado de 2 formas esta variable.

Uno a través de una investigación que mide cuantos gramos de verduras se consume mediamente en cada región, y otro a través de cuestionario que ha registrado cuantas veces al año los ciudadanos han ingerido verduras verdes.

A partir de la primera investigación, la ingesta de verdura verde (gramos de media por día) ha resultado tener las  siguientes correlaciones:

  • Infarto de miocardio y enfermedad coronarica: +5
  • Cardiopatía hipertensiva: -4
  • Stroke: -8

Con la segunda, la ingesta de verduras verdes (numero de veces por año) muestra las siguientes correlaciones:

  • Obstrucción de miocardio y enfermedad coronarica: -43 **
  • Cardiopatía hipertensiva: -36 *
  • Stroke: -35 *

Asociaciones entre las verduras consumidas y las condiciones cardiovasculares

Un poco raro, ¿verdad? Cuando observamos la cantidad total de verduras consumidas (en términos de peso), conseguimos solamente asociaciones débilmente negativas para 2 condiciones cardiovasculares, y una asociación ligeramente positiva para los infartos de miocardio y enfermedad coronarica. Nada importante, que digamos. Pero si nos fijamos en el numero de veces por año que las verduras son consumidas, encontramos asociaciones invertidas mucho más evidentes con respecto a todas las enfermedades cardiovasculares.

¿A que se debe esta enorme diferencia? ¿Porque la frecuencia es más protectiva con respecto a la cantidad?¿Como se explica este misterio?

Podría ser que la investigación realizada en la dieta se haya basado en un pésimo trabajo de monitorización y de estima de la ingesta de verduras a largo plazo (es más, se trataba simplemente de una investigación de 3 días, aunque fue repetida en un segundo momento proporcionando resultados similares por cada región).

La geografía es la respuesta

Aunque la explicación podría reducirse a una simple palabra. Geografía. Me explico:

Las regiones en China que consumen verduras durante todo el año se encuentran en un particular clima y latitud, lo que significa que son la regiones mas húmedas del sur.

La “ingesta de verdura verde, por numero de veces por año” es una variable que tiene una correlación de -68*** con la aridez (que indica un clima húmedo) y una correlación de -60*** con la latitud (que indica el posicionamiento geográfico hacia el sur). Las personas que viven en estas regiones no pueden comer más verduras verdes como cantidad, pero las comen frecuentemente, debido a que su temporadas de crecimiento dura casi todo el año.

Por lo contrario, la variable “ingesta de verdura verde, gramos por día” tiene una correlación de -16 con la aridez y +5 con la latitud, que indica una asociación mucho mas distante con la geografía del sur.

Las personas que comen mucha verdura de hojas verde no necesariamente viven en climas donde hay crecimiento durante todo el año, aunque consuman grandes cantidades en el periodo donde hay mayor disponibilidad.

Esto hace levitar el consumo medio por día, aunque durante algunos periodos las verduras sean ausentes en sus menus. Si la ingesta de verduras verde protegiera de las enfermedades cardiacas, como Cambell parece implicar, deberíamos esperarnos que el efecto protectivo esté presente en ambas condiciones (cantidad de consumo y frecuencia de consumo).

Sin embargo, las regiones en las cuales se comen verduras como cantidad, no han presentado menor incidencia de enfermedad cardiovascular con respecto a la media. Esto nos dice que probablemente existe otra variable que protege contra las enfermedades cardiacas en las regiones húmedas del sur de China, aunque no se trata de las verduras de hojas verde.

Variables involucradas

Algunas de las variables características de las regiones húmedas meridionales son un alto consumo de pescado, bajo uso de sal, alto consumo de arroz (y bajo consumo de todos los demás cereales, sobre todo el trigo), el consumo de carne más elevado, y las dimensiones corporales más pequeñas (menor altura y un peso inferior).

Asimismo, estas regiones del sur tienen una mayor exposición a la luz solar, y por lo tanto un mayor aporte de vitamina D, que tiene un rol importante en la prevención de enfermedades cardiacas.

(Para la crónica, siendo yo misma una amante de las verduras, ¡no estoy intentando negar sus beneficios para la salud! Simplemente quiero analizar con el mismo espíritu critico todas las afirmaciones, hasta incluso las que me gustaría que fueran ciertas).

Verduras y menor incidencia de patologías cardiovasculares

Fundamentalmente, la aserción de Campbell que las verduras verdes son asociadas a  una menor incidencia de enfermedad cardiovascular es engañosa.

Más precisamente, algunas regiones geográficas presentan fuerte correlaciones con las enfermedades cardiovasculares (o con la ausencia), y ¡el consumo de verdura verde durante todo el año indica simplemente una posición geográfica! Debido a que es la frecuencia y no la cantidad efectiva de vegetales lo que parece proteger de las enfermedades cardiacas e ictus, con mucha probabilidad los vegetales no son el verdadero factor de protección.

Esto por lo que concierne las verduras de hojas verde, Pero ¿y con respecto a la variable siguiente de la afirmación de Campbell: la forma “mala” de colesterol llamada apo-B?

Campbell se basa sobre la relación entre apolipoproteína B (apo-B) y enfermedades cardiovasculares en los datos chinos, una conexión ampliamente reconocida por la comunidad medica actual. Estas son sus correlaciones con las enfermedades cardiovasculares:

  • Obstrucción de miocardio y enfermedad: +37 **
  • Cardiopatía hipertensiva: +35 *
  • Stroke: +35 *

Y tiene hasta incluso razón sobre la asociación negativa entre apo-B y proteínas vegetales, que es de -37*, así como la asociación positiva entre apo-B y proteínas animales, que es +25* para las proteínas no derivadas del pescado y +16 para las del pescado. Entonces desde un punto de vista técnico, la afirmación de Campbell está justificada.

Por otro lado, son las implicaciones de esta afirmación que son engañosas. Por lo que afirma Campbell, parecería que los productos animales estén en ultima instancia, relacionados con las enfermedades cardiovasculares, mientras las proteínas vegetales son en ultima análisis protectivas hacia estas enfermedades, y el apo-B es un simple indicador secundario de esta realidad. Pero ¿sobre que se sustenta esta teoría?

Datos relacionados

Correlaciones entre proteínas animales y enfermedades cardiovasculares:

  • Obstrucción de miocardio y  enfermedad coronarica: +1
  • Cardiopatía hipertensiva: +25
  • Stroke: +5

Correlaciones entre proteínas de pescado y enfermedades cardiovasculares:

  • Obstrucción de miocardio y enfermedad coronarica: -11
  • Cardiopatía hipertensiva: -9
  • Stroke: -11

Correlaciones entre proteínas vegetales y enfermedades cardiovasculares (de “El Estudio de China” – diet survey):

  • Infarto de miocardio y enfermedad coronarica: +25
  • Cardiopatía hipertensiva: -10
  • Stroke: -3

Correlaciones entre proteínas vegetales y enfermedades cardiovasculares (de “El Estudio de China” – food composite analysis):

  • Infarto de miocardio y enfermedad coronarica: +21
  • Cardiopatía hipertensiva: 0
  • Stroke: +12

¡CONTROLAD, CONTROLAD! Las proteínas del pescado parecen débilmente protectivas hacia todo, las proteínas animales no derivantes del pescado resultan ser neutrales hacia la enfermedad coronarica / infarto e ictus, aunque son asociadas positivamente con la cardiopatía hipertensiva; mientras las proteínas vegetales tienen una fuerte correlación con los infartos de miocardio y la enfermedad coronarica.

¿Efecto protector o mayor incidencia?

Seguramente, no existe ninguna gran diferencia entre el efecto protectivo o la mayor incidencia de la enfermedad, entre proteínas animales y proteínas vegetales. Por lo menos, las proteínas del pescado parecen ser las más protectivas del grupo. No debemos sorprendernos entonces cuando Campbell se ha visto obligado a citar una tercera variable con el fin de echar por tierra los productos animales y aprobar las proteínas vegetales. Pero analizando detenidamente los datos, ¡son casi a la par!

Si os estáis preguntando cual es la causa de la conexión entre proteínas animales y cardiopatía hipertensiva, accidentalmente es implicada la variable lácteos y derivados. Aquí podéis ver las correlaciones entre específicos alimentos animals y cardiopatía hipertensiva:

  • Leche y derivados: +30**
  • Huevos: -28
  • Carnes: -4
  • Pescados: -14

Aún así la correlación con los lácteos no es realmente contundente; sólo tres comunidades consumían altos niveles de lácteos, por lo que los datos no son suficientes como para culpar a los lácteos de esta enfermedad. Si observamos el gráfico con todos los datos, se ve así:

[…………….]

En todo caso, Cambell apunta con precisión sobre la correlacion positiva entre apo-B y la enfermedad cardovasculares. Pero implicar las proteínas animales como causa de estas enfermedades y afirmar que verduras o proteínas vegetales resulten protectivas, es a decir poco dudoso. ¿Cuáles son los factores que condicionan el contemporáneo incremento de apo-B y el riesgo de enfermedad cardiovascular? Esta es la pregunta que deberíamos hacernos.

AFIRMACIÓN # 5

Los tumores de colon-recto son constantemente e inversamente asociados con la ingesta de 14 diferentes fracciones de fibra alimenticia (aunque solo uno es estadísticamente significativo). El cáncer de estomago es inversaamente asociado al consumo de vegetales verdes y a las concentraciones plasmáticas de beta-caroteno y vitamina C obtenidos únicamente a través de alimentos vegetales.

Este concepto concorda con los conocimientos tradicionales sobre la utilidad de las fibras para la salud del colon. Por lo que, debido a que amo consumir vegetales, tengo la esperanza de que sea cierto, pero esto no es suficiente para no analizar esta afirmación mediante un examen critico.

[………..]

La ingesta de fibras se correla negativamente con la infección por esquistosomiasis, un tipo de parasito. Probad a digitar en Google “Esquistosomiasis y Cancer Colon-Recto” y obtendréis muchos más resultados de lo que seréis capaz  de leer.

De momento, me limitaré en evidenciar 2 cosas:

  1. La Esquistosomiasis es una infección fortemente predictiva de tumores del colon y del recto, mucho más que cualquier otra de las centenares de variables estudiadas en “The China Project”(tiene una correlación de +89 con el tumor del colon-recto)
  2. Los tipos de fibra que no aparecen como protetores del tumor del colo-recto (pectina y fucosa) tienen también las asociaciones más neutrales con la infección por esquistosomiasis (+1 y -5, respectivamente, mientras los demás tipos de fibras tienen una correlacion que varían de -9 a -27 con esquistosomiasis). En cualquier caso, la correlación entre cada tipo de fibra y el cáncer de colon-recto tienen una correlación paralela con la esquistosomiasis

La fibra y el cancer

En otras palabras, ¿Es la fibra la que protege contra el cáncer colorrectal, o es el hecho de que las comunidades que comían más fibra son precisamente aquellas con un menor índice de esquistosomiasis? Creo que seria lógico analizar estas variables antes de declarar que la fibra resulta ser protectiva por si misma.

Existe una investigación realizada al margen de “The China Project”, que sugiere que el aporte de fibra es beneficioso para la prevención del tumor del colon y recto, aunque estas asociaciones desaparecen cuando los investigadores introducen en el estudio otros factores de riesgo dietéticos, como por ejemplo evidencia una Analisis Combinada de los Estudios sobre Cancer colonrectal publicada en Journal of American Medical Association.

En definitiva: nunca es una buena idea la de ir buscando un resultado específica solo porque creemos que deberíamos encontrarlo allí donde buscamos. Este prejuicio es a menudo la base de mitos nutricionales que emergen y persisten. Las fibras pueden ser útiles, per no debemos referirnos a los datos, esperando de antemano que encontraremos este resultado, trascurando la influencia de otros factores importantes.

¿Qué queda por decir ahora acerca de la segunda parte de la afirmación?

El cáncer de estómago está inversamente relacionado con el consumo de verduras verdes y concentraciones plasmáticas de beta-caroteno y Vitamina C obtenidas sólo de alimentos de origen vegetal.

¿Se trata de una evaluación equa? Vamos a descubrirlo. Aquí encontramos las correlaciones entre cáncer de estomago y cada una de estas variables:

  • Consumo diario de verduras verdes: +5
  • Consumo de verduras verdes, mayor ingesta saltuaria: -35**
  • Beta-caroteno en plasma: -14
  • Vitamina C en plasma: -13

Ah, Parece que estamos enfrentándonos de nuevo a la paradoja de los vegetales. Las personas que tienen acceso todo el año a las verduras verdes enferman menos por cáncer de estómago, pero aquellos que consumen  generalmente más verduras no están protegidos contra esta enfermedad. Una vez más, parece ser que una variable relacionada con la geografía específica de las regiones con crecimiento perenne de verduras verdes podría ser la que está causando esto.

En cuanto al beta-caroteno y la Vitamina C, Campbell cierta al evidenciar una asociación inversa con el cáncer de estomago. Sin embargo, las correlaciones no son estadísticamente significativas, ni son muy altas: -14 y -13 respectivamente.

AFIRMACIÓN # 6

Las Enfermedadesde tipo occidentales, en total,  están significativamente correlacionadas con el aumento de las concentraciones de colesterol plasmático, el cual está asociado a su vez, con la ingesta cada vez mayor de alimentos de origen animal.

Por su libro, sabemos que Campbell define enfermedades occidentales a las enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer colorrectal, cáncer de mama, cáncer de estómago, leucemia, y cáncer de hígado. Y, efectivamente, la variable “colesterol total” se correlaciona positivamente con muchas de estas enfermedades:

  • Diabetes: +8
  • Cáncer de colon: +44**
  • Cáncer al recto: +30**
  • Leucemia: +26*
  • Cáncer colorrectal: +33**
  • Cáncer de mama: +19
  • Infarto de miocardio y enfermedad coronaria: +4
  • Cáncer de estómago: +17
  • Cáncer al hígado: +37

Quizás, sorprendentemente, el colesterol total es sólo débilmente asociado con enfermedades cardiacas y diabetes, asi como la correlación entre estas condiciones y la ingesta de proteínas vegetales (+25 y +12, respectivamente). Pero de momento, dejemos a un lado este punto.

Concentremonos por lo contrario en las enfermedades con significatividad estadística, que incluyen todas las formas de cáncer colonrectal, leucemia y cáncer de hígado (Sin embargo la clasificación del cáncer de estomago como una “enfermedad occidental”, cocha con el hecho de que, entre otras cosas, China presenta efectivamente los niveles más elevados de esta enfermedad con respecto a cualquier otra nación occidental. En realidad, la mitad de las personas que mueren cada año de cáncer de estomago viven en China).

Para empezar, analicemos los tumores colonrectales y el colesterol…

LO QUE CAMPBELL PASA POR ALTO ACERCA DE LOS CÁNCERES COLORRECTALES y EL COLESTEROL

Como mencioné anteriormente, algo llamado “esquistosomiasis” es un factor de riesgo muy fuerte para el desarrollo del cáncer de colon y cáncer de recto. En los datos de “El Estudio de China”, la esquistosomiasis se correlaciona en +89*** con la mortalidad por cáncer colorrectal, un valor superior a  cualquier otra de las 467 variables analizadas.

Esto, damas y caballeros, es lo que llamamos una correlación positiva:

cáncer comida alimentacion

Resulta que, el colesterol total también se correlaciona positivamente con la esquistosomiasis, en un +34*, un valor estadísticamente significativo.

 cáncer proteinas

Básicamente, esto significa que las áreas con colesterol más alto también tenían, por algún motivo, un mayor índice de infección por esquistosomiasis. Es difícil decir con certeza porqué esto ocurre, aunque es probable que los grupos con colesterol alto y elevada incidencia de esquistosomiasis tengan una tercera variable en común, como el agua potable infectada u otra fuente de exposición a la esquistosomiasis.

Considerando todo esto, no debería sorprendernos mucho que un mayor nivel de colesterol esté correlacionado con mayores índices de cáncer colorrectal (+33*):

cáncer ejercicio

Variables involucradas

Claramente, tenemos 3 variables que relacionar: el colesterol total, los niveles de cáncer de colon-recto, y la infección por esquistosomiasis. ¿Es realmente el colesterol alto el que aumenta el riego de desarrollar cáncer de colon y recto, o la influencia de esquistosomiasis nos confunde?

Para intentar entenderlo, echemos un vistazo a cómo se ven los índices de cáncer colorrectal y de colesterol total únicamente en las regiones libres de esquistosomiasis. Si el colesterol es el causante de los cánceres colorrectales, los índices de cáncer deberían aumentar a medida que el consumo de colesterol aumenta.

El gráfico anterior evidencia una correlación de +13. Un correlación positiva, aunque sigue sin ser estadísticamente significativa, y es bastante inferior a la correlación original de +33*. Parece ser que la esquistosomiasis “hinche” la correlación entre el colesterol y los cánceres colorrectales – algo que Campbell nunca toma en cuenta. Entonces, ¿Es el colesterol un factor de riesgo? Es posible, pero necesitaríamos más datos para saber si la correlación +13 persiste o si existen otras variables que están interviniendo.

Por ejemplo, el consumo de cerveza es otro factor que se relaciona significativamente tanto con el colesterol total (+32*) y con el cáncer de colon (+40**). Si eliminamos de los datos anteriores las regiones que consumen más cerveza, la correlación entre colesterol y cáncer colorrectal cae a -9.

¿Es tan difícil darse cuenta de cómo el juego de las variable puede ser engañosa?

LO QUE CAMPBELL PASA POR ALTO ACERCA DE LA LEUCEMIA y EL COLESTEROL

A continuación, en nuestro listado de enfermedades de occidente, está la leucemia, la cual tiene una correlación estadísticamente significativa de +26* con el colesterol total. (Aunque las implicación aquí es que la proteína animal aumenta el riesgo de leucemia, debe tomarse en cuenta que el consumo de proteína animal tiene una correlación de -5, mientras que la proteína vegetal tiene una correlación de +15. Pero vamos a analizar esta afirmación observando únicamente el papel del colesterol en la sangre.

La leucemia se correlaciona de manera muy fuerte con el trabajo en la industria (+53**) e inversamente con el trabajo en la agricultura (-53**). Aunque es posible que la causa sea nutricional, también es muy posible que los culpables sean los riesgos laborales – como la exposición al benceno, una causa conocida de leucemia en los trabajadores Chinos de la industria y refinerías.

Correlaciones del colesterol

Pues aquí está, el colesterol se correlaciona fuertemente con el trabajo en la industria (+45**) e inversamente con el trabajo en la agricultura (-46**). Si los factores de riesgos relacionados con la industria aumentaran los niveles de leucemia, podría perfectamente aparecer como una falsa correlación con el colesterol. ¿Cómo podemos descubrir si este es el caso?

Tratemos de ver la correlación entre leucemia y colesterol únicamente en las regiones dónde pocos habitantes trabajaban en la industria. Si el colesterol es el que realmente aumenta el riesgo de leucemia, la tendencia positiva debería continuar. En “El Estudio de China”, el porcentaje de la población que trabaja en la industria va del 1,1 al 41,3%, entonces veamos las regiones donde el valor es inferior al 10%.

 

Para las regiones con pocos trabajadores en la industria la correlación entre leucemia y colesterol total está cerca de la neutralidad, +4. Como podéis ver, esta no es seguramente una tendencia aplastante.

Y en caso de que se pregunten si un alto colesterol podría causar leucemia en aquellos grupos que están en riesgo, tampoco es el caso. Usando las regiones con 20% o más de población trabajando en la industria, la correlación entre colesterol y leucemia es de -3.

LO QUE CAMPBELL PASA POR ALTO ACERCA DEL CÁNCER DE HÍGADO y EL COLESTEROL

[………..]

Los índices de cáncer de hígado son muy alto en China rural, excepcionalmente altos en algunas áreas. ¿A qué se debe esto? El principal culpable parece ser la infección crónica con el virus de la Hepatitis B (HBV).

 … Pero hay más. Adicionalmente al virus de la Hepatitis B como causante del cáncer de hígado en China, parece ser que la dieta también juega un papel clave. ¿Cómo lo sabemos? Los niveles de colesterol en la sangre nos proporcionaron la pista principal. El cáncer de hígado está fuertemente asociado a un aumento del colesterol en la sangre, y ya sabemos que los alimentos de origen animal son responsables del aumento del colesterol.

Campbell conecta algunos puntos, pero omite uno muy importante. En efecto, la Hepatitis B se asocia fuertemente con el cáncer al hígado. Y, de hecho, el colesterol se asocia al cáncer de hígado. Pero lo que el no menciona es que el colesterol también se asocia con la Hepatitis B. En otras palabras, los grupos con el colesterol más alto ya tenían un mayor riesgo de cáncer de hígado que los grupos con colesterol bajo – pero no debido a la dieta.

Adicionalmente a un mayor nivel d infección por Hepatitis B, en las zonas con mayores niveles de colesterol alto entran en juego otros factores de riesgo para el cáncer de hígado, como el consumo de cerveza por ejemplo.

A pesar de las afirmaciones de Campbell, el colesterol por sí mismo no parece aumentar de forma significativa los niveles de cáncer en poblaciones de riesgo.

¿LOS ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL GARANTIZAN UNA MEJOR SALUD?

Personas que se han nutrido con más alimentos de origen animal presentan mayores enfermedades crónicas. Hasta incluso ingestas relativamente pequeñas de alimentos animales has sido asociados con efectos adversos. Personas que han comido en su mayoría alimentos vegetales eran más sanos y tendían a evitar las enfermedades crónicas.

Esta citación muy conocida de “El Estudio de China” es sugestiva, pero ¿Es Cierta?

Sobre la base de los datos anteriores, parece una conclusión improbable, pero intentemos una vez más analizar si es posible que se considere valida.

Como experimento ilustrativo, demos una ojeada a las primeras 5 regiones chinas con el consumo mínimo de proteínas animales y comparémoslas con las primeras 5 regiones con el consumo mas elevado de proteínas animales.

Un conjunto de datos de 10 regiones no producirá ninguna conclusión aplastante, desde luego, por lo que yo no los trataré como representativos del conjunto de los datos de “El Estudio de China”. Pero a partir del momento en que el consumo de proteínas animales entre las regiones estudiadas variaba desde 0 gramos hasta casi 135 gramos diarios, deberíamos poder observar un contraste radical entre regiones casi-vegetarianas y las que comen cantidades mucho mayores de alimentos de origen animal. Todo ello, partiendo del presupuesto que sea cierto que “La ingesta, hasta incluso de cantidades relativamente pequeñas de comida animal, aumente el reiesgo de enfermedad”.

Regiones usadas como ejemplo

A continuación ilustraremos las regiones que he utilizado como ejemplo. Las primeras 5 son casi vegetarianas, las segundas 5 son las que consuman mayores productos animales.

En la tabla se indican los nombres de cada región, al igual que los valores de ingesta diaria de proteínas animales, los porcentajes de su aporte calórico total procedente de las grasas, y su aporte diario de fibras (en el caso de que estas ultimas variables sean también de interés).

Para haceros una idea visual de estas cantidades, 135 gramos de proteínas animales son el equivalente de 22 huevos al día de media, 24 gramos de proteínas animales es el equivalente de 4 huevos al día de media, 12 gramos serían 2 huevos y 9 gramos un huevo y medio.

Obviamente, este es el margen más amplio hasta incluso en los consumidores de alimentos de origen animal, por lo que las regiones que consumían mayores cantidades (Tuoli y Xlanghuang qi) pueden representar una referencia importante, en comparación con las regiones casi vegetarianas.

Ingesta e proteínas animales por contado:

cáncer pesas ejercicio

Para referencia, aquí tenéis otras variables dietéticas medias por región (grasas y fibras):

cáncer gimnasio

Y ahora, los niveles de mortalidad para las variables son importantes (por 1000 personas). Os ahorro mi comentario y os enseño simplemente los gráficos, que deberían hablar por si mismos.

Recordad, las 5 regiones de la izquierda (de Jiexiu a Songxian) en cada grafico son las casi vegetarianas, y las 5 a la derecha (de Tuoli a Wenjiang) son los mayores consumidores de productos animales.

 cáncer atletas ejercicio

cáncer hormonas ejercicio

cáncer deportistas

cáncer levantar pesas

Conclusión

Como podéis ver, los niveles de mortalidad para ambos grupos (casi vegetarianos y grandes consumidores de proteínas animales) son muy similares. No obstante el grupo alimentar de origen animal presenta un situación más favorable en algunos casos (muerte por todos los tumores, infarto de miocardio, enfermedades cerebrales y neurológicas, linfoma, cáncer del cérvix). Esta comparación, aunque no tenga un gran valor científico debido a la pequeña dimensión del grupo analizado, pone en crisis la evaluación de Campbell:

“Personas que han comido alimentos animales han presentado mayores enfermedades crónicas… mientras aquellas personas que han comido la mayoría de alimentos basados en vegetales han sido más sanas y tendían a evotar las enfermedades crónicas”.

PECADOS DE OMISIÓN

Quizás lo más preocupante de los hechos distorsionados en “El Estudio de China”, son los detalles que Cambell descuida.

¿Por qué CampbEll pone bajo acusación los alimentos animales en las enfermedades cardiovasculares (correlación de +1 para proteínas animales y -11 para las proteínas del pescado), pero no menciona la harina de trigo que tiene una correlación de +67 con ataques de corazón y enfermedades cardiacas coronarias, y las proteínas vegetales correlan en +25 con estas condiciones?

Hablando de trigo, ¿Por qué Campbell ignora hasta incluso las astronómicas correlaciones que la harina de trigo presenta con diferentes enfermedades?:

  • +46 con el cáncer de cérviz
  • +54 con la cardiopatía hipertensiva
  • +47 relacionado al ictus
  • +41 con las enfermedades de la sangre y los órganos hemopoyeticos,
  • +67 con el infarto de miocardio y enfermedad coronarica

¿Por qué Campbell desatiende que la única región (Tuoli) cuyos habitantes consumen de media el doble de proteínas animales, en cantidades iguales al americano medio (de las cuales alrededor de un kg de productos lacteos y casearios al dia) no presenta niveles más elevados de cualquiera de las enfermedades que Campbell atribuye a los alimentos de origen animal?

[………..]

Ingesta de proteinas y enfermedades occidentales

¿Por qué Campbell no recuerda que la ingesta de proteínas vegetales esta relacionada positivamente con muchas de las “enfermedades occidentales”, que el mismo atribuye al colesterol?, como por ejemplo es el caso de:

  • +19 de los tumores colorrectales,
    + 12 para el cáncer del cuello del utero
  • +15 con la leucemia
  • +25 para el infarto del miocardio y enfermedades coronaricas
  • +12 relacioanda a la diabetes
  • +1 para el cáncer de mama y
  • +10 para el cáncer de estomago

Obviamente, estas preguntas son en su mayoría retoricas. Solo una pequeña parte de “EL Estudio de China” habla de los datos Chinos, y Campbell se había propuesto escribir un libro para especialistas con una disertación exhaustiva de cada correlación descubierta con su equipo de investigadores.

Sin embargo, parece que Campbell descuida o ignora puntos significativos cuando analiza los argumentos prevalentemente nutricionales de los datos del Projecto China.

¿QUÉ DECIR DE LA CASEINA?

Junto con las observaciones recopiladas por el “Proyecto China”, Campbell cuenta la conexión sorprendente que descubrió entre la caseína (una proteína de  la leche) y el cáncer en su investigación sobre ratas de laboratorio. Para utilizar sus mismas palabras, “la caseína ha demostrado ser tan potente en sus efectos que podríamos encender y apagar el crecimiento del cáncer simplemente cambiando el nivel suministrado”. Proteinas de trigo y soja no han tenido este efecto.

Este resultado es sin duda alguna fascinante. Desde luego, sugiere la necesidad de mayores investigaciones con respecto a la seguridad de los suplementos de caseína en los seres humanos, sobre todo entre culturistas, atletas y demás personas que emplean la caseína, como único aporte proteico, para la recuperación muscular.

Desafortunadamente, Campbell extrapola estas investigaciones más allá de sus consecuencias lógicas: el concluye que todos los tipos de proteínas ani9males poseen igualmente propiedades de cancerogenicidad en los seres humanos, y por lo tanto es preferible ser vegetarianos. Esta afirmación se basa en diferentes hipótesis no demostradas:

  1. Que el mecanismo con el cual la caseína induce el cáncer en ratones de laboratorio es valido también para los seres humanos.
  2. Con la caseína promueve el cáncer no sólo aisladamente, sino también cuando es combinada con otras sustancias contenidas en los alimentos (como el suero de leche, péptidos bioactivos, acido linoleico conjugado, minerales, vitaminas, algunas de las cuales parecen poseer propiedades anti-cancerigenas).
  3. Que no existan diferencias entre caseína y otros tipos de proteínas animales por lo que concierne los efectos de cancerogénesis y crecimiento tumoral.

Campbell no ofrece ninguna prueba convincente que ni siquiera una de estas 3 afirmaciones sea cierta. Supongamos por un momento que el efecto de la caseína sobre los ratones se traduzca de manera lineal también al hombre.

¿Como se justifica la generalización de Campbell sobre los efectos de la caseína trasladados a todas las demás formas de proteínas animales?

Principalmente se basa en un estudio realizado con su contribución:

“Effect of dietary protein quality on development of alatoxin B-1 induced hepatic preneoplastic lesions” (Efecto de la cantidad de las proteínas animales sobre el desarrollo de lesiones hepáticas preneolasticas inducidas por aflatoxina B-1) publicado en el numero de Agosto 1989 del Journal of the National Cancer Institute.

En este estudio, el y su grupo de investigadores han descubierto que los ratones expuestos a la aflatoxina y a los cuales se añadía harina de trigo, desarrollaban los mismos crecimientos tumorales de las ratas expuestas a la ingesta de caseína.

Pero, es importante añadir que cuando se introducía lisina (aminoácido esencial o “limitante”) para volver el gluten una proteína completa, las ratas presentaban la misma aparición del cáncer, así como ocurría con el grupo de la caseína. ¡Voilá! Campbell ha deducido entonces que es el perfil aminoacídico el responsable del estimulo de crecimiento del cáncer.

Ya que la mayoría de las proteínas vegetales poseen un bajo contenido de aminoácidos esenciales o “limitantes” y las proteínas animales son por lo contrario completas, Campbell ha concluido que las proteínas animales, pero no las proteínas vegetales, deben potenciar el crecimiento del cáncer.

¡Ha llegado el momento de ir preparando hamburguesas vegetales!

Naturalmente, esta conclusión tiene algunos “agujeros” lógicos se aplica a la vida real. A menos que no se consuman solamente productos de origen animal, estaréis ingiriendo una mezcla de aminoácidos (por defecto), debido a que alimentos de origen animal combinados con alimentos vegetales poseen una buena componente de aminoácidos esenciales.

Las ratas de la investigación de Campbell, consumieron caseína como UNICA fuente proteica, comparable a una persona que ingiere CERO proteínas vegetales durante toda su vida. Seguramente una hipótesis improbable.

Además, algunas combinaciones de comidas vegetales (como cereales y legumbre) poseen perfiles de aminoácidos complementarios, que reconstituirían de esa forma los aminoácidos esenciales formando consecuentemente proteínas completas o casi.

¿Estas combinaciones alimentarias estimularían también el crecimiento del cáncer? ¿Al igual que en las personas que ingieren un suplemento diario de lisina después de haber comido pan de trigo? Si las conclusiones de Campbell son correctas, también los vegetarianos debería sufrir la cancerogenesis por proteínas, hasta incluso cuando evitan cualquier alimento de origen animal.

Además, Campbell nunca menciona la implicación evidente de una forma de caseína como promotora del cáncer en los seres humanos: la leche materna, que contiene niveles elevados.

¿Las mujeres deben dejar de amamantar a sus hijos para reducir su exposición a la caseína? ¿La naturaleza es realmente tan cruel? ¿Los niños  que son destetados más tarde, presentan un riesgo aumentado de cáncer debido a la mayor exposición a la caseína de la leche de sus madres?

Parece extraño que la caseína, una sustancia universalmente consumida por jóvenes mamíferos, sea tan peligrosa para la salud, sobre todo porqué está diseñada para un momento de la vida en el cual el sistema inmunitario es aún frágil.

De todos modos, las teorías de Campbell sobre la relación entre las proteínas animales y vegetales y cáncer son simples conjeturas.

[………..]

La caseína y el cancer

Después de haber descrito su descubrimiento acerca de la caseína y el cáncer, Campbell escribe:

Hemos iniciado otros estudios que utilizan diferentes nutrientes, entre los cuales las proteínas del pescado, grasas alimentarias y antioxidantes conocidos como carotenoides. Un par de mis mejores estudiantes laureados, Tom O’Conner e Youping He, han medido la capacidad de estos nutrientes de influir sobre el desarrollo del cáncer de hígado y páncreas.

¡Así que ha realizado experimentos con una proteína animal además que  la caseína! Desafortunadamente, Campbell nunca menciona resultados concretos sobre esta investigación.

Cuando describe estos estudios, Campbell dice solamente que “Un modelo empezaba a salir a flote: los nutrientes de los alimentos animales refuerzan el desarrollo del tumor, mientras los nutrientes de alimentos vegetales disminuyen el desarrollo del tumor”

No se lo que opináis vosotros, pero a mi me encantaría ver los resultados efectivos de estos experimentos.Despues de un poco de búsqueda, he encontrado uno de los experimentos mencionados arriba, realizado por Campbell, por su alumno Tom, y por otro 2 investigadores. Fue publicado en el numero de noviembre 1985 en el

Journal of the National Cancer Institute: “Effect of dietary intake of fish oil and fish protein on the development of L-azaserine-induced preneoplastic lesions in the rat pancreas” (Efecto de la ingesta de aceite de pescado y proteínas de pescado sobre el desarrollo de lesiones preneoplasticas inducidas por L-Azaserina en el páncreas de ratas”)

[………..]

Los resultados de Campbell

Pues bien, ¿Cuáles fueron los resultados del experimento de Campbell? Según el estudio, tanto el grupo de caseína con aceite de maíz, como el grupo de pescado con aceite de maíz han producido notables lesiones preneoplasticas. No sabemos si el culpable fue la proteína o el aceite de maíz, ya que – según los mismos investigadores – “ha sido demostrado que la ingesta de aceite de maíz promueve el desarrollo de lesiones preneoplasticas L-Azaserina inducidas en ratas”.

Sin embargo el grupo que ha ingerido más proteínas de pescado y aceite de pescado ha generado resultados completamente diferentes:

Se ha evidenciado como ell aceite de pescado con alto contenido de Omega-3 ha tenido un efecto dramático tanto sobre el desarrollo del número como en las dimensiones de las lesiones preneoplasticas. El numero de AACN por centímetro cubico y el diámetro medio y la media del volumen han sido significativamente más pequeños en el grupo F/F [proteínas de pescado + aceite de pescado] con respecto al grupo F/C [proteínas de pescado + aceite de maíz]. Además se han observado carcinomas in situ en el grupo F/F, mientras el grupo F/C ha tenido una incidencia de 3 por 16 con un total de 6 carcinomas.

Aspectos importantes

Hay algunas cosas importantes aquí, intentemos analizarlas punto por punto:

  1. El cáncer inducido por las proteínas de pescado, ha sido neutralizado por la presencia de aceite de pescado. Esto significa que aunque todas las proteínas pueden comportarse como la caseína en algunas circunstancias, su efecto sobre el cáncer depende de otras sustancias asociadas con ellas. Las proteínas animales no son por lo tanto promotoras universales del cáncer, sino sólo y cuando son suministradas de forma aislada.
  2. ¿A que empieza a parecerse la “proteína de pescado” + la “grasa de pescado”? ¡Aaahh pescados enteros! Campbell demuestra por lo tanto que las proteínas animales pueden operar de forma diferente si son consumidas sinérgicamente con sus propios componentes naturales.

Debido a que no hubo un grupo de ratas a las cuales se hubiese podido suministrar caseína + aceite de pescado, no sabemos cual podría ser el efecto de una proteína de la leche con grasa de pescado añadida. Desde luego, seria interesante tener más estudios sobre el crecimiento del cáncer en ratas alimentadas con dietas de caseína + aceite de pescado.

Si la caseína pierde su capacidad de promover el cáncer en esa circutancia, al igual que las proteínas del pescado han hecho con el aceite de pescado, entonces tendremos buenas razones para pensar que las diferentes facciones de todos los productos animales pueden reducir la propiedad de promoción de cualquier tipo de cáncer debido a sus componentes individuales aislados.

….y Campbell y su equipo concluyen:

Este estudio proporciona la prueba de que el aceite de pescado, rico en ácidos grasos omega 3, puede tener un potencial como agente inhibidor del desarrollo de cancer

Resumen de la investigación de Campbell

¿Recordáis lo que Campbell dijo en su libro, resumiendo esta investigación?  “Los nutrientes de origen animal refuerzan el desarrollo del cáncer, mientras los nutrientes de origen vegetal disminuyen el desarrollo del tumor”… después de una larga búsqueda e podido verificar que… ¡¡En el aceite de pescado no hay vegetales!!

[………..]

Pero volvamos a la caseína y la leche por un momento. Hubiera sido interesante que Campbell hubiese experimentado la proteína aislada, en el momento en que las proteínas  del suero de leche, ejercen importantes efectos protectivos anticancerigenos e inmunológicos, hasta incluso cuando son testadas con caseína.

[………..]

Parace improbable que los efectos de la caseína en el cáncer se apiquen a otras formas de proteínas de leche y mucho menos, a todas las proteínas animales en general. ¿No sería posible (quizás también probable) que la caseína tenga efectos negativos cuando se suministra de forma aislada, pero no si se consume con todos los demás componentes de la leche? Podrían la caseína y el suero de leche, sinérgicamente, poseer propiedades anti-cancer?

¡Vosotros Juzgareis!

CONCLUSIONES FINALES

Los argumentos más contundentes de Campbell en contra de los alimentos de origen animal se basan principalmente en:

  1. Asociación entre colesterol y enfermedad
  2. Sus descubrimientos acerca de la caseína y el cáncer

Con respecto al punto 1#

Parece que Campbell no haya tenido ningún interés acerca de otras variables asociadas a niveles elevados de colesterol en las regiones examinadas en “El Estudio de China”, como esquistosomiasis, los peligros del trabajo industrial, las infecciones por hepatitis B, y otros factores no nutricionales.

Las areas con bajos valores de colesterol, por el contrario, tienden a presentar un menor numero de factores de riesgos no relacionados con la dieta, generando una ventaja en la  prevención de muchos tipos de cáncer y enfermedades cardiacas.

Las amenazas para la salud de estas areas están mayormente relacionadas a malas condiciones de vida, a una mayor tasa de tuberculosis, pulmonitis, obstrucción intestinal, etc.).

Si considerásemos la posibilidad de que las correlaciones con el colesterol se mantuvieran después de la introducción de estas otras variables, se necesitaría de todos modos un profundo salto en la lógica para relacionar los productos animales con la enfermedad a través del colesterol, debido a que los mismos productos animales no son correlados con estas enfermedades. Si todas estas 3 variables fuesen aumentadas al unisono, la hipótesis de que los alimentos de origen animal incrementen el riesgo de enfermedad a través de la subida del colesterol podria ser justificada.

El estudio chino

Sin embargo, los datos del estudio chino hablan por si solos: la ingesta de proteínas animales no está relacionada con una mayor incidencia de enfermedad.

Ni la relación entre ell consumo de comida animal y el colesterol es siempre tan evidente como Campbell asevera. Por ejemplo, no obstante la ingesta de grandes cantidades de comida animal, la región de Tuoli tiene el mismo nivel medio de colesterol como la región “vegetariana” de Shanyang, y posee un nivel más bajo de colesterol con respetcto a otra región llamada Taixing. (Tanto Shanyang como Taixing consumen menos de 1 gramo de proteínas animales por dia, de media).

Claramente la relación entre el consumo de comida animal y de colesterol en sangre no es siempre lineal, y otros factores juegan un rol importante tanto en la subida como en la reducción de los niveles.

Con respecto al punto #2

Los descubrimientos de Campbell acerca de la relación entre caseína y cancer, son sin duda alguna un trabajo esclarecedor. Tengo que reconocer sus méritos por haber dedicado gran parte de su vida a un sector de la investigación sobre las enfermedades que no siempre ha sido aceptado positivamente por la comunidad científica, y por haber perseguido con tanta determinación la relación entre nutrición y saludo.

Desafortunadamente, Campbell proyecta los resultados de su investigación sobre la caseína hacia todas las proteínas animales, un salto que no está justificado por evidencias o por una lógica sustancial.

Como demuestra ampliamente la literatura científica, otras formas de proteínas animales, en particular el suero, que es una componente de la leche, poseen fuertes propiedades anti-cancer.

Algunos estudios han examinado el efecto del suero y la caseína, juntos, sobre el crecimiento tumoral, mostrando que en casi todos los casos estas 2 proteínas poseen efectos notablemente diferentes en la carcinogénesis (con efecto protectivo del suero de la leche).

Un estudio de Campbell, conducido con la ayuda de uno de sus estudiantes universitario en 1980, ha demostrado que la capacidad de promover el cancer de las proteínas de pescado depende del tipo de grasa con la cual se asocia.

La relación entre proteínas animales y cancer es obviamente compleja, depende de la situación y está relacionada con otras sustancias presentes en los alimentos de origen animal, volviendo imposible extrapolar conceptos universales a partir de la relación entre caseína aislada y cancer.

Declaraciones del libro de Campbell

En su libro, Campbell hace una declaración que apoyo plenamente:

“En los alimentos, todo trabaja en conjunto para crear la salud o la enfermedad. Cuanto más se supone que una sustancia química individual pueda caracterizar el alimento entero, más nos perdemos en la idiotez”.

Parece irónico que Campbell censure el reductivismo en la ciencia nutricional, que sigue utilizando el reductivismo para condenar una entera clase de alimentos (productos animales) sobre la base del comportamente de una única sustancia (caseína).

En síntesis, “El Estudio de China” es una recolección de interesantes datos elegidos con esmero. Sin embargo, para quienes se ocupan de salud y para la comunidad científica, Campbell parece excluir informaciones útiles cuando estas indican los efectos negativos de los alimentos de origen vegetal como posible causa de enfermedad, o cuando indican los potenciales efectos beneficiosos de los de origen animal.

Esto presenta para los lectores una interpretación fortemente alejada con respecto a los datos originales de “The China Study”, así como una deformación de los resultados de investigación nutricional de otros estudios (entre los cuales algunos son realizados por el mismo Campbell).

Para debatir las criticas precedentes acerca del “Estudio de China”, Campbell cita su curriculum vitae como motivo por el cual sus opiniones deban prevalecer sobre la de quienes le critican. Su formación y experiencia es sin duda impresionante, aunque “Confia en mi, yo soy investigador” es un argumento profundamente débil.

Para pensar con nuestro cerebro, no se necesita un doctorado, ni un largo listado de credenciales para impedir que la gente caiga victima de prejuicios.

El estudio de Campbell y las espectativas

En definitiva, creo que Campbell haya sido influenciado por sus expectativas en relación a lo que concierne las proteínas animales y las enfermedades, que lo ha llevado a buscar correlaciones especificas en las estadísticas de “El estudio de China” (y en otros estudios) para confirmar sus previsiones.

No resulta sorprendente que “El Estudio de China” haya sido acogido con tanto entusiasmo por la comunidad de vegetarianos y veganos… el libro dice lo que todo vegano quiere escuchar:

  1. Que existe una razón científica para evitar cualquier alimento de origen animal.
  2. Hasta pequeñas cantidades de proteínas animales son nocivas.
  3. Que un ideal ético puede ser completamente conjugado con la salud

Estas son cosas interesantes de escuchar para cualquiera busque una justificación a su dieta vegetariana, y es por este motivo que creo que “El estudio de China” no haya recibido toda la análisis critica que se merece, sobre todo por parte de algunos de los grandes defensores de la dieta vegetariana.

Esperemos que este articulo haya podido aclarar los problemas del libro y convencerá a otros para que examinen los datos, considerándolos por lo que realmente pueden decir.

REFERENCIAS:

¿Te gustó el artículo? Compártelo
y difunde la verdadera cultura natural

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Roberto Amorosi

Roberto Amorosi

10 respuestas

  1. Creo que el Estudio de China tiene un fundamento convincente y que aporta una cantidad de informacion importante que quizas en nuestras familias nunc nos lo dieron, y es mejor una Naranja que una pastilla de vitamina C, claro vender es vender para tener musculos y levantar pesas, de eso a las Artes Marciales que esas si tienen un objetivo: Mantener Salud Fisica y Espiritual asi como Defensa Personal, quizas por eso no empato esta pagina que hizo el comentario.

  2. Yo estaba igual que tú, hasta que me di cuenta que TODAS las poblaciones más longevas del mundo, TODAS, con 100% vegetarianas o casi.

    Y sobre la crítica a el “Estudio de China” que comentas en este artículo, decirte que Campbell, ya despejó las dudas de Dennise hace 5 años. Por tanto este artículo ya pierde validez.

    http://www.vegsource.com/news/2010/07/china-study-author-colin-campbell-slaps-down-critic-denise-minger.html

    Saludos!

    Victor

  3. me parece que expones mucha mas informacion que la que un simple aficionado cuenta. El verdadero problema de los lacteos y las carnes tiene que ver con el aporte acido al cuerpo, y el colesterol con un problema circulatorio, por lo que es importante el correcto equilbrio de los acidos grasos

  4. El problema ético es menor para ti, ¿cierto? Realmente tienes razón, cada quien creerá lo que quiera creer, lo que no respeto es que tú mismo parece graduado de la “Google university”. Citas el estudio de una blogger de quien sabrás algunas cosas y criticas a un especialista, probablemente con más años de experiencia en el campo que tú o ella de vida. Como sabrás ya el Dr. Campbell contestó a sus dudas y ella tal vez le haya replicado (ahí quedará porque a diferencia de ella, el Dr. Campbell sí tiene cosas que hacer más allá de encargarse de contestar dudas de personas que ni siquiera están correctamente capacitadas en el campo) pero realmente este debate podría seguir largamente, que no será así.
    Cuestionas, como ella, la ética del Dr. Campbell y hablas de financiación. Lo que me da risa es que las industrias de la carne, huevos y lácteos son industrias multimillonarias con un marketing inmenso y campañas publicitarias a lo largo y ancho del mundo… Sin incluir la industria farmacéutica, otro monstruo económico, que se ha visto beneficiada del colesterol del huevo, las hormonas en la comida, el interesante efecto de los productos animales en el aumento de insulina en sangre y el muy probable peligro de la carne (te recuerdo que la OMS declaró a la carne como posiblemente cancerígena), ya que te aseguro que los bypass, ataques al corazón, obesidad, enfermedades coronarias, diabetes, etc, son muy desconocidos entre la población vegetariana y más aún la vegana… Bien, ¿cuatro industrias multimillonarias y poderosisimas no tendrían los recursos económicos para “estimular económicamente” a cualquiera y más aún a un bioquímico especialista en nutrición tan respetado, como tuviste que aceptar, que es el Dr. Campbell? Sin olvidar que ir en contra de ellos también es ir en contra de McDonalds, KFC, Tyson… ¿Según tú quien estimuló a Campbell? Por favor dime qué industria podría tener más influencia, poder y recursos para comprarlo, realmente quisiera saberlo. Él mismo explicó que los descubrimientos que hizo iban en contra de su crianza, de sus creencias… Como tu dices, de su zona de confort. Yo en cambio te veo radicalmente metido en la tuya. Dices que te preocupan los blogs que difunden desinformación y sobre la “universidad Google”, ¿tú que estás haciendo? Lees un libro, que por cierto ha intentado ser rebatido por la industria de la carne muchas veces sin éxito verdadero, por eso sigue siendo un libro respetado, que rebate lo que te gusta, lo que te agrada y te molestas, buscas cualquier tipo de artículo criticándolo y que se apegue a tus ideas y lo colocas en tu página, seguro ni revisaste si esa mujer tiene la más mínima educación como para rebatirle algo a un científico. Espero no seas periodista, de verdad.
    Por cierto dices que has visto a los veganos muy débiles, te interesará ver un momento esta página que te menciona algunos de los mejores atletas del mundo y sí, veganos;) https://dpaovegan.wordpress.com/2015/06/20/los-10-deportistas-veganos-y-vegetarianos-mas-influyentes-en-el-mundo/
    Finalmente lo primero que te dije, el asunto ético. Es increíble que no hayas pensado ni un momento en una cosa: si realmente no es necesario comer carne para ser sano (te informo que este tipo de alimentación está avalada por la Asociación Americana de Dietética (ADA), Asociación de Dietistas de Canadá (DC), Asociación Dietética de Nueva Zelanda (Dietitians NZ), Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), The British Dietetic Association (BDA), etc.) ¿por qué seguir consumiendo los productos frutos de la explotación y tortura física y mental hacia los animales? ¿Realmente te cuesta mucho darle la oportunidad y prefieres echar por tierra a un estilo de vida basado en el respeto y reconocimiento de sentimientos e intereses a unos seres inocentes que jamás te han lastimado? En la industria de la explotación animal hay tanto sufrimiento que tú no podrías imaginarlo. Para tu leche: a las vacas las esclavizan toda su vida (que normalmente podría desear de 25 años pero por el maltrato llegan máximo a los 7), las violan (según la RAE violar es: 2. tr. Tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad o cuando se halla privado de sentido o discernimiento. Así que sí, las violan) constantemente para embarazarlas y que puedan dar leche, luego al nacer el ternero es alejado de su madre, nunca más podrá verla, lo llevan a jaulas mínimas y luego serán asesinados, para tu carne: esas vacas explotadas serán “anestesiadas” aunque en verdad se usa un aparato que solo mata sus células cerebrales, luego son colgadas como trapos y degolladas, algunas veces se hace por cámara de gas y mueren lentamente… Para tu tocino: a los cerdos los castran, y les hacen demás amputaciones sin anestesia, además de tener una muerte similar a las vacas, para tus huevos y tu pollo: si los pollitos son machos muchas veces son tirados a la basura y asfixiados hasta morir en bolsas de basura, como si fueran eso, basura; las gallinas tienen una vida encerradas, llenas de hormonas, casi no verán la luz del sol, e implementarán diversos trucos para que pongan más huevos de lo normal, esto las estresa y por consiguiente las lleva a una muerte prematura. Durante el traslado de la “granja” al matadero a todos estos seres inocentes se les es negada la comida y el agua, llegando a pasar hasta tres días sin ellos. Sin tomar en cuanta que por toda su vida estos animales vivirán sin la menor muestra de bondad, ni una palabra amable o una miserable muestra de cariño. Tu pescado: además de estar muy contaminados por la cantidad de basura que tiene el mar, los peces mueren de manera lenta y cruel agonizando de asfixia.
    Me pregunto yo: ¿esto es necesario? No. No lo es y ni siquiera te importa. Tus gustos y preferencias alimenticias parecen valer más que sus vidas, que su dolor. Tal vez te gusten los perros y te indigne que se los coman en Asia, pero yo te hablo de los demás, de los cerdos, vacas, gallinas que no tienen nombre, te hablo de los que no son amados por nadie. Por favor, busca dentro de ti y pregúntate si realmente quieres esto para ellos, seguro que te darás cuenta de que tu bistek no vale tanto dolor. Más allá del asunto con Campbell, ya se demostró que se puede vivir muy bien sin contribuir con nada de lo que te he mencionado, ¿por qué no hacerlo entonces?

  5. Excelente trabajo. Lamentablemente poco reconocido. Si lo que a diario hacemos para desmentir ciertas cosas tuviera el mismo empuje que un meme la realidad del mundo sería otra. Valor muchísimo el tiempo que te has tomado en ver toda esta información, analizarla y recopilarla para luego ordenarla de manera tan prolija. Solo quienes nos dedicamos a esto sabemos todo el desenvolvimiento que hay detrás de esta producción.

    Saludos.

  6. Llevo varios días leyendo el Estudio de China, y de verdad creo que el intentar echarlo abajo me parece poco menos que fantasioso. En mi opinión es demoledor!

    Pero como dices tú, que cada cual haga lo que quiera con su vida, yo lo tengo muy claro.

    Pero por favor, también tratemos de hacer mejor la vida a los demás seres de esto que llamamos tierra, porque no todo son calorías y proteínas, hay algo mucho más importante que nos conecta a todos y que es la energía, y desde luego Campbell no habla de ello en el estudio de China, pero si quieres te lo cuento yo cómo Doctorado en Física, y especializado en física cuántica.

    No te confundas, no soy Vegano, porque a veces cocino los alimentos, pero lo hago siendo consciente de que solo por cocinarlos me pierdo una enorme cantidad de enzimas y nutrientes, y lo que es más importante en relacción a mi campo, altero toda la energía vibracional de los alimentos que es de gran ayuda para el equilibrio eléctro-magnético de las células del cuerpo, así como ayudan a controlar el PH.

    A veces nos olvidamos de que somos seres vibracionales, que vibramos en una determinada frecuencia y son seres energéticos. Todo en nuestro cuerpo se produce mediante descargas eléctricas, desde las transferencias de información entre las células, hasta las órdenes del cerebro a los diferentes órganos. Pero es justo el tema vibracional el que con la comida alteramos de manera más ostentórea, y es mediante ella que absorbemos también otras energías. Las hay buenas y malas, y creo que después de leer el comentario anterior que habla del sufrimiento de los animales antes de morir, no hace falta doctorarse como yo para saber que esa carne muy buena energía/onda no va a tener seguro, no? Dicho con propiedad, la carne de dichos animales vibra en frecuencias muy altas, mientras nuestro cuerpo, bueno… un cuerpo sano… vibra en frecuencias entre 50-70 Hz.

    En fin, que no pretendía darte una clase, ni ir en plan maestro, pero creo que deberías de dejar Google y leer más libros que tomando la estela de Campbell han ido más lejos, justamente en tu campo, en el del deporte. Creo que te vendría bien informarte, ya que presumes ue te encanta salir de tu zona de confort.

    Ah! Y ya de paso, ya que estás, POR DIOS, corrige la cantidad faltas de ortografía, y frases mal expresadas de tu post, que todavía me duelen los ojos de ver Congeturas con G y en negrita, o esplote con ESE y entre comillas, como decía el ex-ministro Trillo, Manda Huevos!!!

    Ya solo por eso, tu opinión vale menos, y creo que ya sabes por qué, verdad? No te lo tomes a mal…
    ¿Pero si ni tan siquiera sabes escribir sin faltas de ortografía, como puedo yo pensar que eres una persona culta que ha estudiado nutrición como para poder elaborar un juicio de opinión contra un científico de la talla del Doctor Campbell? Engaaaa…..

  7. Ufffff…madre mía, menudo trabajazo te has currado…sere breve: yo tampoco estoy de acuerdo al 100% con lo leido en el estudio de china, pero creo que el buen doctor intenta con este libro , concienciar a los norteamericanos sobre un mayor aporte de frutas y verduras a su dieta, (recordemos que la dieta americana no tiene mucho que ver con la mediterránea ) a estas alturas todo el mundo sabe que se puede llevar una vida sana consumiendo tambien productos de origen animal, pero ojo! en su justa medida! Ningun medico en su sano juicio te recomendaría comer queso, leche, carne de varios tiposvarias veces al dia, todos los dias de la semana!(aunque esa sea la dieta de mucha gente, la verdad)El problema en EEUU es que se abusa de todos los productos de origen animal, la grasa de referencia en los paises mediterranios es el aceite de oliva, allí la mantequilla y manteca…
    De todas formas te remito al ultimo informe de la oms, que ha clasificado las carnes rojas como producto cancerigeno de tipo2 y no recomienda su consumo mas de 2 o 3 veces a la semana…en cuanto al consumo de lacteos…que quieres que te diga, no lo veo como un alimento inprescindible…y mucho menos que se tenga que consumir a diario como proclaman algunos! Ni todavía menos que te vayan a generar cuatro canceres distintos por comer algo de queso de vez en cuando!
    Lo que si parece, es que hay una relación entre el consumo ( desmedido) de alimentos de origen animal , y aumento del colesterol, problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes, etc..pero, también hay una relación directa entre el consumo ( desmedido) de harinas refinadas y azucares con el aumento de colesterol, problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes, etc…y esos alimentos son veganos 100% ! Entonces que comemos? Pues la solución es obvia, muchos vegetales,frutas, verduras, harinas integrales y poco o ningún azucar, en mi caso soy vegetariano y no como bichos muertos, pero si algun huevo y algo de queso( poco la verdad)
    Bueno , se que este post es algo viejo, pero lo he encontrado precisamente buscando información para contrastar los datos del estudio de china, no me esperaba encontrar un informe tan detallado, lo contrastaré y a ver que tal, un saludo casi vegano.

  8. Este es un post muy informativo. Mi historia es como esta, tuve cáncer de mama estadio 3 y emprendí 3 sesiones de quimioterapia en dos años en vano y el tumor estaban todavía allí y que incluso creció más grande y yo estaba tan asustado que me dejó con la opción de buscar una alternativa Cura que cambió mi vida para siempre y me salvó de las manos frías de la muerte. He leído sobre el Dr. Bernardo Franklin tratamiento de la medicina a base de hierbas que puede curar el cáncer de mama y otras variedades de cáncer permanentemente sin recurrentes. Conseguí su contacto y puse un pedido para la medicina que tomé de acuerdo a las instrucciones y hoy estoy libre de cáncer. Bueno, no pierda la esperanza de encontrar una cura porque hay una cura, usted también puede llegar al médico directamente en (crystalword406 @ gmail.com) para asesorar, y más información acerca de la medicina.

  9. Vaya, si en realidad tuvieras la actitud científica que pretendes, al menos hubieras mencionado los contrargumentos de Campbell, que son demoledores. Lo que públicas aquí es información para dar peso a una postura parcializada por tus propios intereses.
    Por cierto, no soy vegano, ni entro en ninguna categoría similar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ingrese a nuestra academia de culturismo en Facebook. Es gratis.

Ingrese su nombre y correo electrónico para ingresar al grupo de Facebook. Sin spam, te lo prometo.