La Injusta Fama del Ácido Láctico

Durante casi un siglo, tanto atletas como fisiólogos del ejercicio han considerado el ácido láctico como la causa principal de la fatiga muscular. Sin embargo hoy sabemos que esta sustancia (clasificada como producto de desecho) no es la causante del agotamiento sino que de hecho ayuda a evitarlo.

El premio nobel bitánico Archibald V.Hill fué el que nos indujo a este error en 1929 cuando estudiando el proceso de contracción muscular (en una rana) observó que se acumulaba ácido láctico cuando se producía el fallo muscular, concluyendo que este era el que provocaba la fatiga. Lo que él no sabía es que en un sistema biológico completo, el ácido láctico sufre un procesamiento posterior y se convierte en fuente de energía que permite continuar con el esfuerzo.

El ácido láctico tampoco es responsable de las agujetas (DOMS) ya que es metabolizado completamente después de unas pocas horas. Dicho dolor es más bien el resultado del daño provocado a las células musculares como consecuencia del agotamiento temporal de los fosfatos que conlleva la posterior rigidez y microroturas de los tejidos contractiles.

El verdadero responsable de la fatiga es el pH sanguíneo que en una situación de reposo es de aproximadamente 7,4 (ligeramente alcalino). Durante un esfuerzo máximo de 2 o 3 minutos, el pH de la sangre puede descender incluso a 6,4. Esta obscilación es la responsable de la sensación de ardor intenso en los músculos que trabajan y al mismo tiempo su incapacidad para continuar contrayendose.

La expicación reside en la fuente energética empleada durante estos esfuerzos BREVES e INTENSOS que son la glucosa (en sangre y en el hígado) y el glucógeno muscular. Cuando la molécula de glucógeno se metaboliza para producir energía, libera un ión hidrogeno. Pero si es la glucosa la que se emplea con fines energéticos (como sucede a intensidades más elevadas que no permiten el uso del glucógeno) entonces se liberan 2 iones hidrógeno. De este modo la concentración de iones hidrógeno se duplica rápidamente, haciendo descender el pH de la sangre y provocando el dolor y la fatiga asociado a la acidosis.

Cuando los iones hidrógeno comienzan a acumularse, el lactato, además de transformarse en una fuente de energía, se encarga de transportar dichos iones al exterior de las células musculares que están trabajando y ayuda a mitigar o amortiguar sus consecuencias negativas.

Después de 80 años, la mala reputación del ácido láctico ha quedado, finalmente, favorablemente soldada.

REFERENCIA:

  •  Gladden, L.B. «Lactate metabolism: A new paradigm for the third millenium». Journal of Physiology 2004; 558:5-30.

 

¿Te gustó el artículo? Compártelo y difunde la verdadera cultura natural

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Roberto Amorosi escuela de culturismo natural

Roberto Amorosi HERNANDEZ

Fundador de la ESCUELA DE CULTURISMO NATURAL.
Es considerado uno de los mejores preparadores y expertos en CULTURISMO NATURAL consiguiendo llevar sus mejores atletas a obtener las primeras 7 PRO CARD de la historia de España, además de varios títulos mundiales.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ingrese a nuestra academia de culturismo en Facebook. Es gratis.

Ingrese su nombre y correo electrónico para ingresar al grupo de Facebook. Sin spam, te lo prometo.

ACADEMIA ECN

Cada semana, encontraréis:

Tips sobre entrenamiento
Tips sobre alimentación
Directos conmigo o mis ECN ELITE COACH
Casos Estudios de éxito

Ingrese su nombre y correo electrónico para descargar el extracto

logo ECN templo estrellas Escuela Culturismo Natural

YA CASI ESTÁS 

Introduce aquí abajo tu mejor email para poder descubrir el precio reservado para ti,  para que accedas a la certificación de experto! 

No enviamos Spam. Yo también lo odio.

Si tienes problemas con el formulario, escribe un correo electrónico a incidencias@escuelaculturismonatural.com