NUEVO WEBINAR CON PABLO SMARTLIFTING

Músculos de la espalda

Contenido del articulo

espalda

Los músculos de la espalda cubren completamente la parte posterior del torso y se componen principalmente de una capa más profunda, una capa media y una capa superficial.

En el artículo de hoy analizaremos brevemente la anatomía y las funciones de estos músculos, que luego pueden ser objeto de ejercicios no solo en el gimnasio, sino también para aliviar el dolor de espalda.

Músculos superficiales e intermedios de la espalda. Anatomía y funciones

espalda

La capa superficial de los músculos de la espalda está compuesta por aquellos que podrían influir notablemente en la estética del cuerpo y, por tanto también son los más “famosos” en el culturismo natural.

El gran dorsal

Es el músculo más grande de nuestro cuerpo. Se origina a nivel de la pelvis, el cinturón toracolumbar, las vértebras torácicas y las costillas para insertarse a nivel de la cresta del tubérculo menor.

Desempeña el papel de extensor, aductor y rotador interno del hombro, así como el de extensor del tronco y anteversor de la pelvis.

Los romboides

Ubicados en el centro de la espalda, se proyectan desde el margen medial de la escápula hasta las vértebras cervicales inferiores y torácicas superiores.

Son músculos fundamentales para acercar las escápulas a la columna vertebral (realizando movimientos de “retracción” y “rotación” de las mismas). También se activan durante los movimientos de tracción, remo y escalada como sinérgistas del gran dorsal.

El trapecio

Está formado por tres haces: uno superior, uno intermedio y otro inferior, que recubre la parte superior de la espalda con origen a nivel de la nuca, vértebras cervicales y torácicas, para luego insertarse en el omóplato y la clavícula.

Actúa a nivel escapular y cervical, extendiendo este último y contribuyendo de manera decisiva a mover la escápula con elevación y rotación craneal (superior), retracción (medio) y depresión (inferior).

El elevador de la escápula

Es un músculo que se origina en las apófisis transversas de las primeras cuatro vértebras cervicales y se inserta a nivel del ángulo superior de la escápula.

A la luz de sus inserciones anatómicas en las vértebras cervicales y en la escápula, el músculo elevador de la escápula tiene numerosas funciones: a nivel cervical determina un movimiento de rotación, extensión e inclinación ipsilateral.

A nivel escapular, en cambio, provoca un movimiento de depresión, rotación caudal y ligera retracción. En particular, el elevador de la escápula es sinérgico con el trapecio en lo que respecta a la retracción, mientras que es su antagonista en lo que respecta a la rotación escapular.

 

El serrato anterior

Pertenece al complejo de la musculatura escápulo-torácica. Va desde la primera hasta la novena costilla, discurre anterior a la escápula, hasta que se inserta a lo largo de todo el margen medial de la escápula misma, desde la esquina superior hasta la inferior.

Dada la extensión del vientre muscular que lo compone, podemos dividirlo en tres porciones distintas que, en función de la orientación de sus fibras, tienen funciones anatómicas diferentes.

Concretamente, las fibras que desde la primera y segunda costillas penetran en el ángulo superior de la escápula constituyen la parte superior.

Las fibras que desde la segunda y tercera costillas alcanzan el margen medial forman la parte intermedia, y finalmente las fibras que van desde la cuarta hasta la novena costilla hacia arriba desde el ángulo inferior constituyen la parte inferior (la más fuerte).

En virtud de su ubicación anatómica y de la dirección de las fibras que lo componen, podemos afirmar con certeza que tiene la función de hacer que la escápula se adhiera al tórax.

Esta función se realiza en sinergia con los músculos romboides y trapecio.

Además también tiene funciones importantes a nivel escapular. Su porción superior extiende la escápula, la porción intermedia se inclina hacia atrás y rota cranealmente (la glena rota hacia arriba) y con la porción inferior sobresale, se inclina hacia atrás y rota cranealmente la escápula.

Aunque músculos como el elevador de la escápula, el romboides y el serrato anterior se ubican en la espalda, técnicamente se suelen clasificar dentro de los músculos superiores.

El cuadrado lumbar

Es un músculo ubicado desde la pelvis hasta la última costilla y las vértebras lumbares, que tiene la función de extender e inclinar la columna. Se origina en la cresta ilíaca y se proyecta hacia arriba para insertarse al nivel de la costilla 12 y las cuatro primeras vértebras lumbares.

Dada su localización, es un músculo capaz de extender la columna lumbar y desempeñar un papel clave en la gestión de la inclinación lateral del tronco.

De hecho, controla la inclinación contra-lateral del tronco a través de una contracción excéntrica, a la vez que contribuye en una importante camino al retorno a la posición neutra mediante una contracción concéntrica.

Los músculos trapecio y gran dorsal representan la capa más superficial de los mencionados hasta ahora, seguidos por los músculos romboides y elevador de la escápula, más profundos.

La activación bilateral de la mayoría de los músculos de la capa superficial extiende la región adyacente del tronco. Mientras que la activación unilateral inclina el tronco lateralmente y, en la mayoría de los casos, contribuye a la rotación del tronco.

La capa media de los músculos de la espalda está compuesta por los músculos posterior-superior y posterior-inferior.

Estos están ubicados profundamente en relación con los músculos romboides y el gran músculo dorsal.

Son músculos delgados y contribuyen poco al movimiento y estabilidad del tronco; en cambio, su función está ligada en mayor medida a la mecánica de la respiración.

 

Músculos profundos de la espalda. Anatomía y funciones

La capa profunda de los músculos de la espalda está compuesta por el grupo de músculos erectores de la columna, los músculos espinales transversos y los músculos segmentarios cortos.

Estos músculos también se conocen como “intrínsecos” de la espalda.

En general, siguiendo una dirección de superficial a profunda, las fibras de los músculos de la capa profunda se vuelven progresivamente más cortas y más inclinadas.

Los músculos que pertenecen al grupo más superficial de músculos erectores de la columna pueden extenderse por toda la longitud de la columna. Mientras que los músculos que pertenecen al grupo más profundo de músculos segmentarios cortos solo cruzan una articulación intervertebral.

Grupo de músculos erectores de la columna

Los músculos erectores de la columna vertebral son un grupo grande y mal definido de músculos, que corren a ambos lados de la columna. Dentro del ancho de una mano desde las apófisis espinosas de la columna vertebral.

Los erectores de la columna se componen respectivamente, de lateral a medial, de los músculos iliocostal, músculo largo y espinoso.

Cada músculo se subdivide topográficamente en tres regiones, para un total de nueve regiones musculares identificables.

La mayoría de los músculos erectores de la columna tienen una inserción común gracias a un tendón común grande y grueso, ubicado en la región del sacro.

Los músculos espinales incluyen el músculo espinal del tórax , el músculo espinal del cuello y el músculo espinal de la cabeza.

Desde aquí, el músculo se eleva y luego se inserta en las apófisis espinosas adyacentes de la mayoría de las vértebras torácicas o, en la región cervical, en el ligamento nucal.

 

Como grupo, estos músculos forman la columna más grande y más desarrollada de todos los erectores de la columna. Las fibras del músculo largo del tórax se abren en abanico craneal al tendón común y luego entran en el extremo posterior de la mayoría de las costillas.

El músculo largo del cuello corre en dirección medial y entra en el tubérculo posterior de los procesos transversos de las vértebras cervicales.

El músculo largo de la cabeza, por otro lado, corre ligeramente en dirección lateral y se inserta en el margen posterior del proceso mastoideo del hueso temporal.

La angulación ligeramente oblicua de la porción superior del músculo largo de la cabeza y el cuello sugiere que estos músculos son capaces de ayudar a la rotación ipsilateral de la región craneocervical.

Los músculos ileocostales incluyen el del lumbar, el de la espalda y el ileocostal del cuello.

Este grupo ocupa la columna más lateral de los músculos erectores de la columna. El músculo ileocostal de los lumbares se origina en el tendón común y se mueve hacia arriba y ligeramente hacia afuera para insertarse lateralmente en las esquinas de las costillas inferiores.

El músculo ileocostal de la espalda, por otro lado, corre verticalmente para insertarse lateralmente en el ángulo de las costillas intermedias y superiores.

Desde este punto, el músculo ileocostal del cuello continúa cranealmente y luego se inserta en las apófisis transversas de las vértebras de la región cervical media, junto con el músculo largo del cuello.

Este grupo de músculos se encuentra estirado a lo largo de toda la columna vertebral, y la consecuencia de esto está en poseer un gran potencial de movimiento, aunque algo tosco.

De hecho, son músculos que durante una contracción bilateral extienden la columna en su totalidad. La estabilizan durante un levantamiento y determinan a nivel lumbar una extensión con una inclinación anterior de la pelvis y un aumento consiguiente de la lordosis lumbar.

Mediante una contracción unilateral, en cambio, sólo el músculo ileocostal tiene un brazo de palanca aceptable para determinar una inclinación ipsolateral del torso.

La peculiaridad de estas capas musculares es que a medida que se profundiza y se acerca a las vértebras, las capas musculares se vuelven más cortas, más oblicuas y menos extendidas.

Grupo muscular transverso-espinal

Inmediatamente debajo de los músculos erectores de la columna se ubica en el grupo de músculos transverso-espinales , formado por los músculos semiespinosos, multífido y rotador.

Los músculos semiespinales se ubican superficialmente, el multífido es intermedio, mientras que los músculos rotadores se ubican profundos.

El nombre “transverso-espinal” se refiere a las inserciones de la mayoría de estos músculos, es decir, desde las apófisis transversas de una vértebra hasta las apófisis espinosas de la vértebra situada justo encima.

Con algunas excepciones, estas inserciones alinean la mayoría de las fibras musculares en dirección craneal y medial.

Los músculos dentro de este grupo son morfológicamente similares, variando principalmente en longitud y en el número de articulaciones intervertebrales sobre las que discurre cada músculo.

Los músculos semiespinosos

Consisten en el músculo semiespinal del tórax , el músculo semiespinal del cuello y el músculo semiespinal de la cabeza.

En general, cada músculo pasa por seis a ocho articulaciones intervertebrales.

Músculo semiespinal del tórax

Consta de muchos fascículos musculares delgados interconectados por largos tendones.

Las fibras musculares de este músculo se extienden desde los procesos torácicos transversos hasta los procesos espinosos toraco-cervicales.

Músculo semiespinoso del cuello

Mucho más grueso y desarrollado que el semiespinoso del tórax. Se extiende desde las apófisis torácicas transversas superiores hasta las apófisis espinosas de las cervicales medias.

Las fibras musculares que encajan en la prominente apófisis espinosa del eje, en particular, están bien desarrolladas y actúan como importantes estabilizadores de los músculos suboccipitales.

Músculo semiespinoso de la cabeza

Se encuentra en lo profundo de los músculos esplenio y trapecio. La parte más profunda del músculo está formada por fascículos que discurren cranealmente para insertarse en las apófisis articulares de las vértebras cervicales medias.

Los músculos semiespinosos del cuello y la cabeza son los músculos más grandes que cruzan la parte posterior del cuello. Además, su tamaño y orientación les permite producir una fuerte extensión de la región cráneo-cervical .

El multífido

Se encuentra en lo profundo de los músculos semiespinales y se extiende entre la parte posterior del sacro y el eje.

Los componentes del multífido se originan en la apófisis transversa de una vértebra y se insertan en la apófisis espinosa de una vértebra ubicada de dos a cuatro articulaciones intervertebrales más abajo.

El músculo de múltiples hebras a nivel lumbosacro es más grueso y más desarrollado que las áreas restantes de la columna. Ayuda a crear con la masa muscular visible fácilmente palpable en el área paraespinal lumbar.

Las fibras de este músculo son cortas y gruesas, un diseño que proporciona una excelente estabilidad en la base de la columna .

Los músculos rotadores

Son los músculos más profundos del grupo de músculos espinales transversos. Al igual que el músculo multífido, los rotadores están formados por una serie de fibras musculares individuales.

Aunque están presentes en toda la columna vertebral, están más desarrollados en la región torácica. Cada fibra encaja entre la apófisis transversa de una vértebra y la lámina (y la apófisis espinosa) de la vértebra situada una o dos articulaciones intervertebrales más arriba.

Por definición, el músculo rotador corto se extiende por una articulación intervertebral mientras que el músculo rotador largo se extiende por dos articulaciones intervertebrales.

Por lo general, los músculos transversos de la columna cruzan menos articulaciones intervertebrales que el grupo de músculos erectores de la columna. Esta característica sugiere que, en general, estos músculos favorecen el propósito de generar movimientos controlados relativamente finos y estabilizadores en la columna .

Al contraerse bilateralmente, los músculos transverso-espinales extienden la columna , amplificando aún más la lordosis cervical y lumbar y disminuyendo la cifosis torácica.

Los músculos semiespinosos del cuello y la cabeza son extensores muy bien desarrollados de la región cráneo-cervical. Mientras que el músculo multífido es un importante extensor de la región lumbar, responsable de dos tercios de la estabilidad muscular en esta región.

Al contraerse unilateralmente, los músculos transverso-espinales inclinan la columna lateralmente. Sin embargo, su contribución a esta acción es limitada debido a su proximidad a la columna.

Los músculos transverso-espinales orientados más oblicuamente participan en la rotación contralateral de la columna.

Grupo muscular segmentario corto

Las capas se completan con el grupo de músculos segmentarios cortos. Formado por los músculos interespinales y los músculos intertransversales, ubicados en lo profundo del grupo de músculos transespinales.

El término “segmentario corto” se refiere a la longitud extremadamente corta y la organización típicamente segmentada de los músculos.

Cada músculo intraespinal o intertransversal individual pasa a través de una única articulación intervertebral. Conectando una apófisis espinosa vertebral y la siguiente en el primer caso, y una apófisis transversa y la siguiente en el segundo.

Estos músculos están más desarrollados en la región cervical, donde el control preciso de la cabeza y el cuello es crucial.

Los músculos interespinosos tienen un apalancamiento fácil y una dirección óptima de las fibras para producir un movimiento de extensión .

Sin embargo, la extensión de este movimiento es limitada. Considerando el pequeño tamaño de los músculos y, por lo tanto, el bajo potencial de fuerza que poseen.

Cada par de músculos intertransversales derecho e izquierdo se encuentra entre apófisis transversas adyacentes. Y la contracción unilateral de estos músculos inclina la columna lateralmente.

La naturaleza segmentada de los músculos interespinosos e intertransversales es ideal para el control motor fino de la columna durante el movimiento.

A continuación te dejo con dos de los ejercicios que desde la Escuela más utilizamos para el desarrollo de los músculos de la espalda.

Sergio Vadillo

ECN Élite Coach

¿Quieres vivir de tu pasión por el fitness? Descubre el Curso...

Experto En Culturismo Natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte:

MUJERES Y CULTURISMO
La Bella Durmiente

de Mónica Pérez Gonzalo Desde que tengo uso de razón, a las mujeres se nos han proporcionado diferentes actividades de diversión como una herramienta para

Leer Más >>
¿Estás listo para comenzar tu viaje hacia el culturismo natural?