Top
 

Blog

Fauna de gimnasio V. La rebelión.

“La rebelión de la fauna”

Texto: Josean Sancho. Entrenador ECN . @joseansancho
Fotografías: instragram: @albertopaxi

                Toda acción surge de una idea anclada en el subconsciente. Que ésta se materialice en el resultado esperado va a depender principalmente de la potencia con la que ésta se haya anclado en lo más profundo de nuestro interior.

Salir de la “Cueva de Platón” , no es sencillo y caminar alejándose de ella mucho menos. Es el espíritu de rebelión, la curiosidad innata, el amor y la pasión, e incluso el deseo de justicia al saberse engañado por los fuegos en la pared de la cueva, lo que ha movido a más de medio centenar de faunos, a acudir, en una llamada silenciosa, sin publicidad ni beneficio alguno para el organizador, a la segunda quedada de entrenadores y seguidores de culturismo, perdón, CULTURISMO, porque es así como se escribe cuando éste está alejado, e incluso enfrentado a lo otro, al de los fármacos.


                El gimnasio OKmás, de Torrejón de Ardoz, Madrid, acogió por segunda vez en tres meses a estos rebeldes con causa, la de crear una masa crítica natural, en un entorno donde el conocimiento empírico de los años de los más veteranos se transmite al resto; donde los más noveles aportan su vitalidad, su amor, y en algunos casos su genialidad técnica o forma de transmitir lo que han descubierto en el proceso de aprendizaje, cerrándose así el círculo de aprendizaje continuo entre los avanzados y los principiantes.

                En este mundo global, donde las redes sociales, y sus líderes de audiencia marcan tendencias, en muchos casos basadas en ciencia microscópica que analiza el cortísimo plazo, o en el no pain no gain sin contar que esto se soporta mediante sustancias dopantes, nos encontramos que sería imposible distinguirse en un gimnasio a los más comunes de sus seguidores, pues no hay “marca de la casa” técnica, como la podrían tener una escuela de halterofilia china o rusa. Total… una sentadilla es una sentadilla ¿verdad? Pues no.

                Entre esa fauna de gimnasio, a un seguidor de la Escuela de Culturismo Natural sí se le distingue. Carlos Campos, Subcampeón del Mundo WNBF 2018, y entrenador personal con varias décadas de experiencia así lo contó:

                Josean, el viernes vino una mujer a entrenar. Se puso junto al soporte de las sentadillas y la cargó empezando a calentar junto a ella con estiramientos dinámicos, luego coordinativos con un palo vertical colocado en la espalda para hacer sentadillas sin peso. Ostras Josean. Ahí me dije: esta no es una “Sra. María”. Luego sacó las zapatillas de halterofilia, y empezó a hacer series de sentadillas con un cajón para bajar a su punto de trabajo con una mini pausa abajo. Sus ejecuciones eran sistemáticas y buscando un claro patrón técnico. Cuando terminó y la vi pasar al peso muerto, ya estaba preguntándome… ¿quién le ha enseñado?, esto es marca de la Escuela de Culturismo.

                Carlos descubrió horas más tarde, en el propio grupo organizativo del evento, que aquella mujer era una machaca que sobrevivió a entrenos de un des-preparador, de los que te revientan en volumen de trabajo sin ninguna técnica, y así cuando estás por los suelos, te hablan del “estancamiento genético”, como artimaña para ocultar sus carencias técnicas y por otro lado venderte sus propias sustancias dopantes. Esa machaca, libró por los pelos;  desde hace unos meses se forma en ECN para obtener el certificado EREPS de entrenador personal Level 4, quien a su vez está siendo formada personalmente por otro entrenador de ECN.   

                Esto es crear escuela, una seña de identidad que no se distingue por un logo, camiseta o like, sino por la ejecución técnica debajo, o encima de una barra.

                Levantarse a las 03:00 de la madrugada, coger un coche, recoger a otros faunos, y meterse desde Andalucía cientos de kilómetros de ida, y otros tantos de vuelta en el mismo día, no es una locura, es pasión. Asistir a una ponencia y cuatro horas de explicaciones técnicas y prácticas durante esa jornada marcan la diferencia, y mucho, entre “querer” y “hacer”. Este viaje lo lidera alguien joven  con una amplísima formación académica en Ciencias del Deporte y que no tiene pudor en reconocer que lo que aprendió en ECN le cambió por completo, no sólo su forma de prepararse para competir, sino el cómo enfocar los entrenamientos de todos aquellos que han sido y serán sus clientes, aunque bueno, él lo define como “miembros de mi equipo”. El por qué, de esta predisposición suya es básica y primaria…por un lado humildad, por otro curiosidad. Ésta le llevó a, en vez de poner en entre dicho los logros de los atletas de ECN, preguntar y estudiar el cómo lo habían hecho, descubriendo en el camino que en la universidad ni tan siquiera le habían enseñado a ejecutar y mucho menos analizar y descubrir cómo ha de ser el feedback con el deportista para enseñarle una ejecución correcta de una prensa, sentadilla, peso muerto o simple press militar.

                Igualmente, y desde estas tierras de sol y que tan buenos atletas tiene, otro, con igual actitud y energía, fue capaz de superar la dura prueba a la que la vida le ha enfrentado a nivel personal, asumir errores del pasado, venir y marcharse  con la cabeza alta. Un amante y apasionado de este deporte enfocado hacia la salud plena.

                Otros, desde Barcelona, viajaron durante la noche en autobús, asistieron a la jornada, y nuevamente, en autobús nocturno volvieron a casa. Mereció la pena, supongo. Pues días más tarde han preguntado: ¿cuándo será la siguiente?

                Faunos de distintas especies y sexos: Entrenadores personales, licenciados, competidores, aficionados, e incluso la Sra. María (personaje a quien conoceréis en breve), se mezclaron en un rebaño en el que apenas se podía distinguir quién era quien. Todos fuimos alumnos y profesores en determinados momentos, salvo, quizás, el maestro de maestros, Roberto Amorisi. Rebaño en el que sobre todo las féminas, encontraron a sus homólogas, dos días en los que dejaron de ser “Marías” y volvieron sintiéndose pertenecientes a una manada de leonas.

Leonas, pero de verdad. Algunas llegaron tímidas, con pequeños prejuicios, sin intención alguna de mostrar más de un centímetro de piel y sobre todo estar siempre en segundo plano. Eso fue cambiando poco a poco, cuando vieron a las “Alfa” ponerse en primera fila. Luego, durante la comida y descansos, al ir compartiendo confidencias entre ellas, envueltas por la magia de Mónica, acabaron sacando la felina delante del espejo mientras la “mami”, competidora “pro” de la WNBF, les daba una master class express delante del espejo de como caminar en la pasarela de competición. Pude ser de los poco que las vio, y doy fe que, en cada nueva repetición de la rutina, se iban transformando en esas mujeres poderosas que intimidan a los chicos y gustan a los hombres.

                Este fue el perfil de quienes asistieron, desde Galicia, Euskadi, Jaca, Barcelona, Valencia, Andalucía, León, Madrid, Mallorca, etc, donde solo cambió el medio de transporte, avión, coche, AVE, ALVIA y autobús. Todos, bajo un estandarte: “Natural sí se puede”, con la mente abierta y el corazón caliente para dar y recibir.

                Una quedada que fue organizada para y por los aficionados, a la que Mónica y Roberto, máximos exponentes del CULTURISMO, se unieron. Dejaron a su hijo pequeño con la abuela, se levantaron a las 04:00 de la mañana para coger un avión y se plantaron en Madrid puntuales a la cita, para volverse emocionados a la madrugada y una única preocupación: Si la emoción y la ilusión pesan, llevaban exceso de equipaje.

                Y así, promovida desde los propios aficionados, organizado por ellos de forma totalmente altruista, pues aunque Roberto no hubiera venido, se hubiera celebrado liderada por los entrenadores que él mismo ha formado,  donde ni tan siquiera el gimnasio OKmas, quiso cobrar por el uso de sus instalaciones a pesar de que éstas fueron abiertas exclusivamente para este evento alineándose en pro de la causa. Tampoco Roberto Amorosi, uno de los ponentes y entrenadores más solicitados de la escuela italiana de La Forza quiso, en esta ocasión ni que se le costease los gastos de viaje.

Este que escribe, como organizador del evento, quiero daros gracias a todos y cada uno, no solo los que asististeis, sino también a  los que incluso sin poder asistir  estuvisteis ayudando, demostrando que, la suma de las partes no es lineal, sino exponencial.

Ya estamos trabajando en la siguiente.

¿En qué consistió?.

Por la mañana, durante 3 horas Roberto Amorosi, expuso las líneas maestras de la Ciencia del Culturismo natural.

Por la tarde, totalmente práctica y durante cuatro horas, todos asistimos a las indicaciones prácticas de cómo se han de ejecutar ejercicios como el press banca, sentadillas, peso muerto, prensa, jalones, elevaciones laterales con mancuernas. Gracias a que en el grupo había entrenadores y competidores Pro, éstos ayudaron en los diferentes grupos a interiorizar e individualizar un poco más las necesidades de los asistentes.

Para rematar, el domingo por la mañana, se asistió a un entrenamiento colectivo donde todos los que quisieron pudieron entrenar siendo supervisados por entrenadores personales y seguir compartiendo experiencias.

Dar más es imposible y dificilmente será sostenible, pero haremos lo que podamos.

Naturalmente que se puede.

No Comments
Add Comment
Name*
Email*
Website